Consejos para el día de la mudanza

Consejos para el día de la mudanza

Lo más importante para mudarse de casa sin mucho estrés ni problemas de última hora es acertar a la hora de escoger una empresa. También puedes alquilar un camión y hacerla tú mismo, pero no te lo aconsejamos. Lo razonable es pedir varios presupuestos. Pero ojo con quedarse con el presupuesto más barato, porque igual acabamos pagándolo muy caro. Si tienes dudas, pide a las empresas que cobran más que te justifiquen las diferencias de precios. A lo mejor te encuentras con alguna cuestión que merecerá la pena valorar antes de decidir.

Estos son, por otra parte, los errores más frecuentes que se cometen a la hora de hacer una mudanza:

No tener ningún plan

No todo va a depender de la empresa de mudanzas. Es importante asegurarnos de que todas las cosas que dependan de nosotros, como tener contratadas la luz y el agua, o haber avisado a la Comunidad de Propietarios que ese día molestaremos inevitablemente a los vecinos con nuestras operaciones de carga y descarga. Dejar una notita en los buzones de los vecinos para avisarles de la mudanza y pedirles disculpas anticipadas por los incoveniente es una magnífica idea. Se ahorrará alguna que otra mala cara.

No tener un presupuesto cerrado

La mudanza, por muy poco que le cueste, te va a costar dinero. Es importante que lo tengas cuantificado y disponible. Y no sólo hablamos de la empresa de mudanza y del pago de los permisos municipales, sino de cosas tan aparentemente obvias como algunas propinas que tendremos que dar para “engrasar” situaciones molestas durante el traslado. Por ejemplo, al portero del edificio nuevo.

No identificar o llevarnos los paquetes prioritarios

La empresa de mudanzas empaquetará las cosas e identificará las estancias de las que provienen los paquetes, pero no va a identificar aquellas cosas que necesitarás de forma inmediata para empezar a vivir cómodamente en tu nueva residencia. Así que ocúpate de que así sea, creando tus propias etiquetas o reservándote el empaquetado de aquellas cosas que sean esenciales. No dudes en echar en tu propio coche cosas como el mando de la televisión o un maletín con tus medicinas o cosas de aseo para el baño. Para los de la mudanza, todo es igual. Pero tú tienes ciertas prioridades.

Olvidarse de los niños y las mascotas

Es absolutamente prioritario apartar a los niños y a tus mascostas del lío de la mudanza. Ten previsto un canguro para ellos, sea un familiar o no. En cuanto a las mascotas, un hotel de animales para ese día puede ser una gran idea. Ten en cuenta que los pobres animalitos se estresan aún más que las personas con los cambios, y más si es un cambio que afecta a su “territorio” habitual. Haz caso de lo que te decimos en este apartado, o puede que te arrepientas el día de la mudanza.

En general, no anticipar algunas tareas

Es increíble la cantidad de cosas que se pueden adelantar para tenerlas listas ya en casa el día de la mudanza. Desde la compra de provisiones hasta la contratación de suministros. Sin olvidar el cambio de dirección para que te lleguen los extractos del banco, las publicaciones que llegan por correo, o las facturas de tus proveedores habituales. Hacer estos cambios por anticipado facilitarán que te sientas como en casa desde el primer día en tu nueva casa.

Si tienes en cuenta todos estos consejos y evitas los errores más habituales que se cometen al mudarse, puedes convertir el día de la mudanza en una jornada para alegrarse, disfrutar y festejar.

En nuestra Agencia inmobiliaria te podemos ayudar a encontrar la casa que buscas, y a convertir el traslado a tu nueva casa en un auténtico motivo de celebración.

Sin Comentarios