El Agente del Comprador ha venido para quedarse

El Agente del Comprador ha venido para quedarse

Algunos lo llaman el “personal shopper”, por similitud con la figura del encargado de asesorar a una persona en la compra de su vestuario personal; otros lo llaman, más correctamente desde el punto de vista técnico, el “agente del comprador”. ¿En qué consiste y en qué beneficia a un comprador el contar con un Agente que le represente en la compra de una vivienda, o de otro tipo de inmueble?

Pues se trata de que, igual que existe la posi- bilidad de representación exclusiva del propie- tario, en el que una sola Agencia o más bien uno de sus Agentes representa exclusivamente los intereses del vendedor, en este caso un Agente se encarga de buscar la vivienda con el perfil que busca el comprador y de representarle en la negociación con el propietario.

Los conceptos del Agente del Vendedor y del Comprador han sido importados de Estados Unidos, donde la NAR (National Asociation of Realtors) ha ido imponiendo desde 1908 un modelo de profesión inmobiliaria basada en los servicios de valor añadido a compradores y vendedores, a los que se representa en ex- clusiva, y en la maximización de la satisfacción del cliente, que deriva de su fuerte compromiso con los respectivos intereses de cada uno en la negociación para una compraventa.

Spanish Internacional Realtor

Porque no nos engañemos. En una transacción inmobiliaria, los intereses del comprador y del vendedor son diferentes y van en sentido opuesto. El propietario desea conseguir el mayor precio posible para su propiedad, mien- tras que el objetivo del comprador es conseguir el inmueble que busca al menor precio posible.

Hasta ahora, en que se va imponiendo también en nuestro país el modelo de representación en exclusiva, el Agente inmobiliario se limitaba a realizar una labor de simple mediación, buscando cerrar la transacción cuanto antes, en consonancia de su papel como mero interme- diario. En este modelo, ni el comprador ni el vendedor se sienten realmente representados, ni ven sus intereses defendidos por parte del Agente inmobiliario en cuestión.

Por el momento se está extendiendo con bastante rapidez la representación exclusiva del propietario, en muchos casos reforzada por la cooperación de las Agencias a través de una plataforma de compartición de estas exclusivas. Apenas, sin embargo se ha implantado todavía la representación exclusiva del comprador, ya que a éste le cuesta dejar en manos de un Agente el intenso y comprometido proceso de búsqueda de una propiedad.

Pero si nos paramos a pensarlo, ¿no es tan lógico contar con la ayuda y el compromiso con nuestros intereses de un buen profesional inmobiliario, experto en la zona, tanto cuando compramos como cuando vendemos?

De hecho, la experiencia de Estados Unidos nos dice que el Agente del Comprador es una consecuencia lógica de la extensión de la figura del Agente del Vendedor. Porque cuando un comprador percibe que su némesis, el vendedor, cuenta con el apoyo de un profesional en defensa de sus intereses, acaba sintiéndose en inferioridad de condiciones y recabando a su vez la ayuda de un Agente inmobiliario que lo represente también a él de forma exclusiva.

asesor_personal

Sin Comentarios